¿Realmente es Satya Nadella lo que necesita Microsoft?

Satya Nadella, CEO Microsoft

Es curioso ver como algunas de las empresas tecnológicas más potentes de Estados Unidos no está siendo dirigidas por norteamericanos con lo proteccionistas que pueden llegar a ser. Sundar Pichai (India) ha sido recientemente nombrado CEO de Google o incluso Eddy Cue de Apple que aun siendo estadounidense es de ascendencia cubana serían ejemplos destacables. Sin embargo, uno de los casos más sonados, y después de tantos rumores acerca de quien sería el sucesor de Steve Ballmer como CEO de Microsoft, es Satya Nadella. Un buen día nos sorprendimos con que la empresa de Redmond decidía apostar por alguien de la cantera (como les gusta presumir a los culés) y de repente saltaba a la palestra mundial un hombre de origen indio con tono de voz calmado y sosegado. Un casi desconocido Nadella se encontraba ante el mayor reto de su vida: salvar del naufragio al transatlántico más grande del mundo.

El comienzo

Aun recuerdo cuando por Febrero de 2014 el bueno de Satya pronunciaba sus ya míticas palabras  mobile first, cloud first. Lo de cloud tenía todo el sentido del mundo, ya que recordemos que el señor Nadella era el vicepresidente de Microsoft para plataformas cloud a nivel empresarial y además se estaba produciendo el boom de la nube a nivel usuario. Pero… ¿era mobile realmente una prioridad para Microsoft en aquel momento? cabe recordar que para la empresa de Redmond su gran fuente de ingresos proviene de vender licencias de Windows y Office además de tener una gran presencia en el sector empresarial (¡Outlook como te quiero!). Que de repente una de las prioridades de Microsoft fuera entrar en un terreno tan complicado y dominado por Google y Apple eran palabras mayores. Un mercado muy jugoso pero que podía hacer que Microsoft perdiera el norte y no focalizara sus esfuerzos en lo que realmente le ha dado dinero desde siempre.

Satya Nadella

Cerca de año y medio después, Microsoft triunfando en el mercado móvil se está empezando a convertir en el cuento de Pedro y el lobo. Parece que viene pero nunca llega. Sin embargo, creo que aquí se está siendo injusto con ellos porque triunfar en mobile no es tan solo que tu sistema operativo esté en todos los dispositivos del mundo, y menos para ellos, una empresa fuertemente de servicios (Office, herramientas empresariales…). Su objetivo debiera ser ofrecer éstos al mayor número de clientes posible. Me explico, cuando Nadella dijo lo de mobile first, Windows Phone era solo una parte de la ecuación, el resto involucraba también a Android, iOS y cualquier otra plataforma.

Estamos viendo como Microsoft ahora ofrece sus servicios en plataformas competidoras y todo sea dicho, el nivel de dichas apps es magnífico. Usar Word en un iPad es una muy buena experiencia y más teniendo en cuenta que la aplicación es gratuita (con limitaciones). Su nube, OneDrive, parte vital de la estrategia cloud también se encuentra en todas las plataformas y cumple con creces siendo un digno rival para Google Drive. Sin embargo, e imagino que os habréis dado cuenta, mi argumento cojea gravemente por un lado. Sí que es cierto que la estrategia mobile de Microsoft no debe pasar simplemente por tener el SO móvil más extendido del mundo, ya que no tiene sentido en una empresa muy enfocada a servicios, pero todos sabemos que esto también ha sido una imposición dada por las circunstancias. Si se giraran las tornas y Windows Phone pasara a ser Android y viceversa, ¿estaríamos hablando de que Word en un iPad es una delicia?¿Acaso existiría Office para iPad? No lo sabremos pero mi intuición masculina me dice que no. Y es más, lo harían así para “forzar” a los usuarios a cambiarse a Windows Phone. Aunque parezca un reproche por mi parte, no lo es, al contrario, me parece lo lógico. Me imagino a Satya Nadella en su primer día como CEO viendo las cuotas de mercado de Windows Phone y diciendo a lo Sergio Ramos: “señores, tras repasar los números me he acordado de una cosa: hay que lanzar Office para iPad. Y decidle a Phil Spencer que venga a mi despacho que tenemos una partida al Halo pendiente”.

El examen

Satya Nadella

Windows 10 y todo el ecosistema que conlleva es el primer gran examen de Satya al frente del barco. La ejecución está siendo lenta pero con paso firme. Llevamos oyendo sobre Windows 10 mucho tiempo aunque apenas tiene unos meses de vida de forma oficial (recordad que se lanzó en verano), y su equivalente en smartphones está a la vuelta de esquina con lo que aun es pronto para juzgar al bueno de Nadella. Sin embargo, sí que me gustaría hacer una crítica y es el hecho de que prácticamente se haya abandonado a la actual plataforma de móviles y no se haya hecho un verdadero esfuerzo en aumentar cuota de mercado (por lo menos que hayamos percibido) dejando toda la responsabilidad al lanzamiento de W10. En España, en el último análisis de Kantar Worldpanel, Windows Phone continua con un 4% de mercado frente al 90% de Android, su principal espejo en el que mirarse. España es muy de Android todos lo sabemos, pero aun así no he visto ese extra necesario para robar cuota. Cabe decir que entiendo a todo aquel reticente a pasarse a Windows Phone porque hay menos apps. No me refiero a los Facebook y Twitter de turno porque estos ya están, pero a algo tan sencillo como: te compras un altavoz bluetooth que tiene una app para controlar y configurar todos los aspectos del aparato. Dicha app está disponible para su descarga en la App Store y Google Play. Los usuarios de Windows solo pueden enlazar su móvil y darle al play. El reto está ahora aquí, en hacer que el hecho de que una app cualquiera esté en Windows Phone no sea extraño.

Otros proyectos como HoloLens no estoy seguro de que hayan sido desarrollados enteramente bajo el mando de Satya Nadella pero si la ejecución es buena podemos estar antes un hito en la historia tecnológica.

Conclusión

En resumen, es un poco pronto para ponerle nota a Satya Nadella pero lo que está claro es que le ha colocado unos flotadores al barco para hacer que no se hunda, cosa que Steve Ballmer ya no podía hacer. ¿Triunfará? No lo sabemos pero en mi opinión está sentando unas bases muy sólidas y ha sabido identificar muy bien cual era la situación y las medidas a tomar, demostrando inteligencia. Si me tuviera que mojar, diría que será un gran CEO para Microsoft.

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s