Al final el mundo tiende a converger…

Slide1 2

La semana pasada va Microsoft, se sube al escenario y presenta Windows 10, y la pregunta es, ¿dónde está Windows 9?. Parece que en Redmond han perdido la cuenta del número de versiones de Windows que llevan (son unas cuantas la verdad) y se han saltado una versión. La versión oficial es que el 10 es un número que simboliza cosas como la perfección, la excelencia… en palabras de Joe Belfiore: “Es por el producto en sí. Cuando veas Windows 10 funcionando en plenitud, estarás de acuerdo con nosotros en que es un nombre mucho más apropiado.” Particularmente, estas retahílas marketeras me encantan y ayudan a posicionar mejor el producto. Bromas aparte, este post no trata del porqué del nombre de la nueva versión de Windows, trata sobre lo que ésta propone: Convergencia. Un mismo sistema operativo (core) para todo tipo de hardware, no importa si es un PC o un smartphone, pero… ¿qué es la convergencia?

Yo veo la convergencia como la sincronización entre dispositivos elevada a la máxima potencia. Pondremos un ejemplo para que sea más claro: llegas a casa después de clase o del trabajo leyendo una noticia en tu móvil. Conforme entras por la puerta dejas el teléfono en la mesa y te pones delante del ordenador para seguir con la noticia justo donde lo habías dejado. Para hace falta que se den varios factores, entre ellos que la aplicación esté disponible en ambos sistemas operativos (móvil y escritorio). Pues bien, viendo la propuesta de un único Windows para todo que nos hacen nuestros amigos de Microsoft, creemos conveniente hacer una comparación, con sus pros y sus contras, de como ven la convergencia entre sistemas operativos tanto Microsoft con su One-for-all Windows 10 y Apple con MacOS X e iOS. ¿Quién tiene la mejor propuesta? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Apple y “Dos hombres y un destino”

 gsmarena_001

Esos dos hombres a los que se refiere el título vendrían a ser MacOS X e iOS. Dos sistemas operativos con interfaces opuestas pero que trabajan en sincronía (por lo menos lo intentan) para ofrecer la mejor experiencia de usuario posible ya sea en el segmento de la movilidad (iOS) o para un uso más de escritorio (MacOS X). El argumento la verdad es que es de peso, ya que nadie duda de que la productividad y la potencia de MacOS X le convierten en uno de los mejores SO de escritorio que existen, e iOS ofrece un experiencia simple, intuitiva y satisfactoria que es lo que le pedimos a los SO móviles. Pero, ¿qué tal convergen? y la respuesta es que lo hacen cada día mejor pero falta  trabajo por delante. Con el lanzamiento de iOS 8 y MacOS X Yosemite se ha dado un paso muy grande hacia la integración de ambas plataformas gracias a características como Handoff y Continuity.

Handoff permite, por ejemplo, empezar a redactar un mail en el iPhone y poder terminarlo y enviarlo desde el Mac. Lo he podido probar y la verdad es que promete pero tiene un comportamiento un tanto errático a veces y no es todo lo fluido que debería, pero le vamos a dar el beneficio de la duda porque aun era una beta. Continuity, entre otras cosas, permite hacer y recibir llamadas desde el Mac si el iPhone se encuentra cerca. Básicamente convierte al Mac en un altavoz del iPhone pero es algo bastante conveniente si estás trabajando con el ordenador y el iPhone no está justo a tu lado. Ambas características dan un paso en la dirección que hablábamos antes y ayudan a converger ambas plataformas a pesar de no ser estrictamente el mismo SO.

hero

El principal problema es que cuando sales fuera del ecosistema de aplicaciones de Apple, la experiencia no es sobresaliente. Las aplicaciones Calendario, Contactos, Recordatorios, Mail etc funcionan a la perfección entre plataformas siendo la transición más o menos fluida, pero no es así con todas las aplicaciones de terceros. El problema que tiene Apple, y que seguro están tratando de solucionar, es el de facilitar a los desarrolladores de ambas plataformas la “fusión” entre aplicaciones (nativas o web) de manera que parezca todo una única plataforma pero conservando las virtudes de ambos sistemas operativos. Hay un SDK para que aplicaciones de terceros utilicen Handoff, siendo el problema que dependes de los desarrolladores para que tus plataformas converjan.

Para concluir este apartado, resaltar que diferenciar la interfaz según dispositivo es una ventaja muy grande que tienen en Cupertino, ya que favorecen la productividad ante todo, pero no se favorece la convergencia y sincronización entre ellas a no ser que el desarrollador quiera especialmente trabajar en este apartado.

Microsoft y el lema de Los Mosqueteros: “Todos para uno, y uno para todos” 

Windows_Product_Family_9-30-Event-741x416

Lo cierto es que la propuesta de Windows 10 sobre establecer un único sistema operativo para todos los dispositivos era algo que se llevaba tiempo rumoreando, pero que sin embargo dejaba entrever muchas dudas sobretodo en lo relativo a smartphones, ya que una misma versión de Windows para PCs y tabletas puede tener sentido, pero cuando el tamaño de la pantalla es menor a 6’’ la cosa cambia. Una especie de escritorio de Windows en el móvil no debe de ser lo más cómodo del mundo (Windows Mobile, ejem ejem). Por esto, la ejecución será la clave del éxito o fracaso de Windows 10.

Como ya hemos dicho, esta nueva versión del sistema operativo de Microsoft adapta su interfaz según el dispositivo sobre el que está corriendo para ofrecer la mejor experiencia posible (Continuum). En estos dispositivos incluimos: smartphones, tablets, PCs, la consola Xbox y TVs. A pesar de lo diferente de estos productos, el núcleo del sistema operativo será el mismo para todos, lo que convierte a las aplicaciones en “universales”, no necesitando desarrollar aplicaciones específicas para SO móviles y de escritorio y unificando todo bajo una misma tienda de aplicaciones. Los desarrolladores tienen que estar frotándose los ojos, ya que las horas de desarrollo que se van a ahorrar son considerables.

Windows 8 ya fue un paso en esa dirección provocando que a través de la Windows Store se pudieran descargar aplicaciones que fueran usadas tanto en tablets  como PCs gracias a la interfaz Modern UI de Windows 8. Un ejemplo es la aplicación de Facebook, la cual se puede usar en PCs con Windows 8 de forma nativa sin necesidad de acceder desde el navegador. Otro ejemplo (todavía mejor) es Flipboard. Éste puede ser utilizado también como app nativa en ordenadores de escritorio y/o portátiles gracias a estar disponible en la Windows Store, algo de lo que MacOS X no puede presumir ya que el famoso lector de noticias no cuenta ni con versión web.

Aplicaciones “universales” más una transición fluida entre dispositivos va a ser una combinación explosiva. Lo cierto es que tengo muchas ganas de ver como avanza Microsoft con Windows 10 en los próximos meses.

Conclusión 

Slide1

Dado que Windows 10 aún no ha salido y tampoco hemos podido probar si su convergencia funciona de la manera en que nos han prometido, lo dejamos en un empate por el momento.

No obstante, si la propuesta de Microsoft sale adelante con éxito, Apple tiene un motivo para estar preocupado. La comunidad de desarrolladores de Microsoft es enorme, pero en el apartado móvil no le están dando todo el apoyo necesario. Android e iOS son las plataformas por defecto cuando se lanza una nueva aplicación o una actualización importante, pero la unificación de las apps bajo una misma tienda de aplicaciones soluciona el problema de golpe. A Apple se le acaba por tanto el argumento basado en que iOS es el lugar donde los desarrolladores tienen que estar sí o sí para tener éxito con sus proyectos.

Microsoft venderá que en su ecosistema con desarrollar una única aplicación ya está todo el trabajo hecho, mientras que Apple te obliga a desarrollar varias aplicaciones y además las tienes que hacer converger tú (con ayuda del SDK eso sí). Tiene buena pinta el futuro ecosistema de los de Redmond si de verdad consiguen que la experiencia de usuario se igual de satisfactoria que en el combo MacOS X e iOS.

El próximo año se presenta interesante. La convergencia entre plataformas es el futuro de la productividad y un aspecto que bien trabajado puede dar un valor añadido enorme a cualquier marca. Eso sí, el coste a pagar es el de hipotecarte seguramente con una marca en concreto y tener todos sus productos, pero es un mal menor si disfrutas con la experiencia de usuario que es el fin y al cabo lo que cuenta.

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s