Pago móvil: ¿Futuro incierto o realidad inminente?

mobile-wallet-e1345475459979

Hace dos semanas paseaba con mi hermano por Barcelona cuando decidimos entrar en la Apple Store de Passeig de Gràcia a comprar un adaptador para conectar su iPhone 5C en unos altavoces con conector de 30 pines. Tras bajar a la planta inferior y encontrar dicho accesorio nos dispusimos a pagar. El dependiente (muy amable como suele ser habitual) nos preguntó si queríamos pagar con el iPhone, a lo que evidentemente respondí que sí esbozando una sonrisa muy geek por mi parte. Ya había oído hablar del método Easy Pay que tiene Apple en sus tiendas desde hace años, pero el  sistema ha ido evolucionando de forma silenciosa hasta convertirse en un método de pago móvil muy interesante de cara al futuro. Antes de explicar como conseguí pagar el accesorio, vamos a hacer un repaso a como está el panorama actualmente en cuanto a transacciones con el móvil, qué opciones tenemos y cómo funcionan.

A día de hoy existen dos tipos de pago que podemos hacer con el móvil principalmente: pagos online (comprar en una web como Amazon) y pagos físicos (usando el móvil como si fuera dinero en efectivo o una tarjeta de crédito). En este post vamos a tratar el segundo caso, que es el que nos interesa.

Encontramos dos grandes grupos de implicados que quieren hacerse con el control de los pagos con el móvil y estos son:

  • Las alianzas entre operadoras y bancos.
  • Y los gigantes de internet (Caso Google, entre otros).

Por un lado, vemos como los bancos no quieren ceder terreno en un área que les pertenece y para ello utilizan a las grandes teleoperadoras como socios estratégicos. Un claro ejemplo sería el acuerdo alcanzando a finales del año pasado por parte de La Caixa con las tres grandes operadoras del país: Telefónica, Vodafone y Orange. En dicho acuerdo los clientes de La Caixa que posean un smartphone con tecnología NFC (Near Field Communication) podrán seleccionar una de sus tarjetas VISA y descargarla virtualmente a su tarjeta SIM. De esta manera se convierte al smartphone en una tarjeta de crédito “contactless” con la que poder pagar en cualquier establecimiento que cuente con un TPV/datáfono que soporte dicha tecnología. Según los últimos estudios, actualmente en España contamos con unos 300.000 establecimientos en los que se pueden usar tarjetas de crédito “contactless” para pagar.

Barcelona074

Como vemos es un método muy simple y a la vez seguro, ya que la información de tu tarjeta de crédito se almacena en tu tarjeta SIM y no sale del móvil ni se comparte con nadie (teorías de puertas traseras aparte). El problema es que se necesita un smartphone que cuente con tecnología NFC, la cual la incorporan terminales de gama alta  mayoritariamente y cuya penetración de mercado no es la suficiente como para que se popularice en el corto plazo. No obstante, La Caixa asegura que este nuevo método de pago es capaz de llegar al 80% del mercado español de móviles, superando los 100.000 usuarios en un plazo de un año. Como diría uno de los últimos anuncios de Smart, “yo, no lo veo”

Por otro lado, los gigantes de internet siempre son una amenaza cuando llega el momento de dar un salto tecnológico en un sector concreto. Google, Apple, Microsoft y compañía son capaces de transformar industrias como ya lo hicieron en su momento con el sector de la telefonía móvil, la música y otros que están por venir como el sector relojero (que ya trataremos en otro post). Para no hacer una excepción, también buscan su trozo del pastel en lo que a pagos móviles se refiere. Y no es para menos, ya que poseen unas bases de clientes con datos de tarjetas de crédito que ya quisieran muchos bancos.

Google_Wallet_Logo

El primero en mover ficha ha sido Google con su Google Wallet. Probablemente muchos ya lo conozcáis, pero para los que no vamos a hacer un pequeño resumen. Este servicio de Google te permite llevar contigo tus tarjetas de programas de fidelidad/descuentos para que no tengas que llevarlas físicamente, además permite pagar online gracias al botón “Pay with Google” que se encuentra en las páginas web de algunos comercios. Otro aspecto a destacar es el poder enviar dinero a amigos y familiares usando tu cuenta de Gmail, pero la función más interesante en mi opinión es “Tap and pay” la cual nos permite usar el smartphone como si de una tarjeta de crédito se tratase. Para ello se vuelve a necesitar la tecnología NFC y que el comercio esté preparado para aceptar este tipo de pagos. Como vemos, “Tap and Pay” no se diferencia en nada de la propuesta de La Caixa pero en conjunto Google Wallet en un servicio más completo e interesante.

Veamos una comparación:

Screen Shot 2014-08-06 at 23.33.14

Obviando el hecho de que las funciones interesantes de Google Wallet no están disponibles en nuestro país (más pronto que tarde las tendremos, eso es seguro) vemos como el servicio de Google es más interesante y con un mayor potencial. Además, todos sabemos que lidiar con Bancos y Teleoperadoras para darte de alta en algún servicio suele ser una tarea de todo menos rápida y simple, cosas que empresas como Google hacen a la perfección simplificando al máximo cada proceso.

¿Cómo pagué el accesorio en la Apple Store?

Volviendo a donde lo dejamos al principio, para pagar el accesorio saqué mi iPhone, descargué la app de la Apple Store y activé el Bluetooth. Una vez entras en la aplicación te aparece un menú a pantalla completa que te da la bienvenida a la tienda en cuestión y te ofrece diferentes opciones como pedir asistencia, ver novedades y pagar.

ibeacon-131206

Tras pulsar el botón Easy Pay se abrió la cámara, escaneé el código de barras del producto e introduje la contraseña de mi ID de Apple (que está vinculado a una tarjeta de crédito) más el número secreto de la tarjeta (esto último por ser la primera vez que usaba el servicio). Y ya estaba listo para salir de la tienda.

Una vez fuera de la tienda, si tratas de entrar en la aplicación no se muestra el menú de Easy Pay, evidentemente. ¿Pero qué ha cambiado?¿Qué hay en la tienda para que se muestre ese menú? Y la respuesta son las iBeacons.

¿Qué son las iBeacons y cómo van a ayudar a Apple a ser un referente en pagos con el móvil?

Introducidas por Apple en 2013, las iBeacons son pequeñas balizas cuya tecnología ayuda a posicionar dispositivos a los que se conecta mediante Bluetooth 4.0 LE (Low Energy). Poseen dos funciones básicas: “monitoreo de región”  para detectar cuando un dispositivo entra el área acotada y “proximidad” para determinar cuando alguien está cerca de un iBeacon. Los smartphones reciben diferentes tipos de notificaciones dependiendo de su posición dentro del área de actuación de la baliza. Tienen un alcance máximo de 50-70 metros y el coste ronda entre 5-30€ aproximadamente. Además, no solo funcionan con dispositivos Apple, sino que son también compatibles con Android a partir de la versión 4.3.

iBeacon

Lo primero que a muchos de vosotros se os habrá pasado por la mente cuando he descrito la forma en la que pagué el accesorio habrá sido: ¿pero el NFC no es más simple? Y lo cierto es que sí, pero en mí opinión existen una serie de ventajas que las iBeacons tienen sobre la tecnología NFC:

  1. Número de dispositivos compatibles: teniendo en cuenta que las versiones de Android que son compatibles con iBeacons suponen el 23,9% del mercado español más el 8,7% de iOS (datos de Abril 2014) tenemos que casi el 30% de los españoles podría hacer uso de su móvil para pagar bajo este método. Por otro lado, en cuanto a la tecnología NFC, no he encontrado datos fiables sobre cuántos smartphones con NFC hay en España pero sabiendo que Apple no la incorpora en ningún modelo se pierde una parte importante de mercado. La conclusión es que con total seguridad existen más terminales preparados para usar las iBeacons que NFC.
  2. Distribución: como ya hemos comentado el coste de las iBeacons es bastante bajo y gracias a su rango de actuación bastaría con un par de ellas en comercios pequeños. En este caso el retraso en la distribución frente a los TPVs sin contacto sí que es importante (recordad que hemos dicho que ya hay 300.000 TPVs en España), pero si se dan facilidades a la implantación de iBeacons no debería de haber ningún problema en acortar diferencias.
  3. Herramienta de marketing: aquí está el punto clave. Las iBeacons pueden ser una herramienta de marketing fantástica, y no solo para grandes empresas, también para los pequeños comercios. El hecho de poder lanzar una oferta a alguien que pasa por delante de tu escaparate o incluso ver en el ordenador de tu tienda el historial de compra de dicha persona conforme entra por la puerta supone un mejor servicio y un valor añadido. La customización del servicio al cliente está en auge y las iBeacons pueden ser de mucha ayuda. Seguro que muchas personas pensarán que esto es una invasión hacia ellos ya que irás por la calle y no pararás de recibir notificaciones. Es cierto que si los comercios abusan de estas prácticas, los consumidores no van a estar contentos, pero cabe recordar que simplemente desconectando el Bluetooth de tu smartphone paras de recibir notificaciones. Así que comerciantes ¡no nos obliguéis a desconectar! ¡haced ofertas interesantes, no spam!

Conclusión: ¿iBeacons o NFC?

A lo largo del post he ido hablando de las virtudes de las iBeacons frente al NFC y por lo tanto pensaréis que mi opinión es que las iBeacons deberían imponerse, pero nada más lejos de la realidad. Ninguno de los dos va a ser el ganador. El ganador será la conjugación de ambas tecnologías, y tras mi experiencia en la Apple Store esto es lo que creo que Apple tiene en mente. Cada vez veo más claro que el próximo iPhone incorporará NFC. Es evidente que es una tecnología con futuro y que ha venido para quedarse. Además, la empresa de la manzana no ha dicho que nunca vaya implementar dicha tecnología, simplemente que no era lo suficientemente madura y segura como para que los iPhones la incorporaran (No obstante, han hecho bromas sobre NFC en directo).

Apple es una empresa que en muchas ocasiones ha preferido hacer la guerra por su cuenta e implantar sus propias tecnologías, con mayor o menor éxito, pero en este caso viendo como toda la industria se está volcando en apoyar cada vez más a la tecnología de comunicación a corta distancia, creo que desde Cupertino van a “ceder” y unirse al grupo mayoritario. Nótense las comillas, ya que seguro tratarán de diferenciarse de alguna manera y las iBeacons van a jugar un papel clave, además del sensor Touch ID.

Ambas tecnologías por separado no poseen una base de clientes lo suficientemente importante (ni en número de usuarios ni en predisposición a usar el servicio) como para ser la referencia en el corto plazo. En mi opinión la empresa que ofrezca un servicio de pago móvil aprovechando las dos tecnologías será la que se lleve el gato al agua, ya que alcanzará a un número de usuarios suficiente como para que el servicio salga adelante con éxito.

Espero que en un futuro no muy lejano sea posible pagar prácticamente todo con el móvil y que se vea como algo natural. Para bien o para mal estoy cada vez más acostumbrado a no llevar dinero en efectivo en la cartera (a pesar de haberme ocasionado problemas hacer eso) e incluso me indigno cuando en un establecimiento no aceptan pago con tarjeta. Supongo que soy de un pequeño porcentaje de la población a la que le ocurre esto, pero lo que sí creo es que las transacciones móviles son el futuro y que tarde o temprano serán una práctica habitual. Si no me creéis, a las pruebas me remito, ¿cuántos se resistían a admitir hace 5 años que llevaríamos ordenadores en el bolsillo del pantalón?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s